Trucos para deshidratar la fruta

Trucos para deshidratar la fruta

¿Cuántas veces has sentido la llamada de comer algo dulce? Seguramente muchas. Y se trata de algo completamente normal que suele relacionarse con estrés, ansiedad, factores genéticos o psicológicos. Es bien sabido que evitar la tentación resulta difícil, pero el azúcar libre considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el que es añadido (refinado o sin refinar) o el presente, de forma natural, en la miel, los jarabes o los zumos de frutas, no es la mejor opción. De hecho la propia organización recomienda reducir el consumo de éste a menos del 10% de la ingesta calórica total, por ejemplo, para un adulto que consume 2000 calorías diarias se recomiendan menos de 25 gramos.

Pero esto no significa que debas prohibirte los dulces, solo debes encontrar aquellos que son adecuados y beneficiosos para tu organismo, como por ejemplo, la fruta deshidratada. Este tipo de aperitivo son frutas a las que se les ha extraído la mayor parte del agua a través de distintos procesos. Una vez seca se reduce su tamaño y se convierte en el snack perfecto para superar el antojo de dulce. Entre sus principales beneficios se podría destacar la cantidad de nutrientes y su conservación, ya que debido al proceso de deshidratación duran mucho más tiempo que la fruta fresca.

Pero, ¿qué trucos podemos usar para secar fruta?

  • Secado al sol: es el método más económico y tradicional para secar la fruta es el que se hace al sol, pero no siempre se dispone de un lugar adecuado para llevarlo a cabo. Se deben colocar las frutas en rejillas, así el aire puede pasar y no se retiene la humedad, pero hay que tener en cuenta que se tienen que aislar los alimentos. Haremos uso de una rejilla para evitar que se acerquen moscas u otros insectos.
  • Secado al horno: aunque el sol sea el método más ecológico para deshidratar las frutas, el más cómodo es el horno. Para hacerlo ahí, debemos colocar los alimentos cortados en finas láminas en un rejilla y poner la temperatura a 60º centígrados como máximo. Para que la humedad salga al exterior es necesario que la puerta esté entreabierta y que haya espacio suficiente entre las frutas.
  • No juntar trozos: usemos la técnica que usemos es importante que los trozos de fruta estén separados entre sí. Hay que dejar suficiente espacio para que el aire pueda circular.
  • Conservarlo adecuadamente: es muy importante guardar los alimentos deshidratados en bolsas bien cerradas o en recipientes tapados, para que no entre la humedad del ambiente y los reblandezca.
  • Frutas que se oxidan: existen algunos alimentos, como las manzanas, peras o los plátanos, entre otros que se consideran frutas oxidables. Para evitar que esto pase lo mejor es que, una vez laminadas, las metamos en agua con bastante limón. Después de un rato, se escurren y se empieza el proceso de secado que elijamos.

Lo mejor de la fruta deshidratada, además de que quita los antojos de dulce, es que se trata de un snack saludable, que mantiene todos los nutrientes, duran mucho tiempo y pueden utilizarse para preparar muesli casero, por ejemplo. Vitalista, ¿a qué estás esperando para empezar a deshidratar fruta y usarlo en tu dieta?

, , , , , , , , , , , ,