Todas las propiedades que debes conocer sobre las nueces

Todas las propiedades que debes conocer sobre las nueces

Nadie, y menos a un vitalista, se sorprenderá de leer que los frutos secos son una pieza clave en nuestra alimentación. Durante muchos años han sido excluidos por su elevado aporte calórico pero los avances en la investigación han demostrado sus múltiples beneficios y respaldado un consumo regular de éstos. 

Cada fruto seco tiene sus propiedades positivas, pero la nuez es considerada por muchos expertos el alimento “casi perfecto”. Las mejoras más comunes que puede generar en nuestra salud son bastante conocidas, pero quizás haya algunas que te sorprendan gratamente.

La nuez es un fruto seco que aporta energía, proteínas, vitaminas, minerales y fibra. Como afirma el estudio realizado por la Escuela de Medicina David Geffen de la Universidad de California se trata de un alimento magnífico para el cerebro, su consumo puede mejorar nuestra capacidad cognitiva, sobretodo en aquellos quehaceres relacionados con la concentración, la memoria y la velocidad de procesamiento. 

Además de los beneficios que genera en el cerebro, también ayuda a nuestro corazón.  Gracias a su aporte de Omega 3 ayuda a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Por otra parte, según afirma el estudio sobre las propiedades antioxidantes de los frutos secos y la disminución del colesterol total y LDL- colesterol, “el consumo de nueces dieron un mejor resultado respecto a la disminución del colesterol total y LDL– colesterol en comparación con los demás frutos secos utilizados”.

De hecho, un estudio realizado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Hardvard (Estados Unidos) reveló que el consumo de nueces, entre otros frutos secos, disminuye la mortalidad hasta un 20%. Ying Bao, director de la investigación, afirmó que los resultados “muestran que, comparados con aquellos que no las consumen, las personas que comen nueces cuando menos siete veces por semana tienen una tasa de mortalidad hasta un 20% inferior”. En el mismo estudio también resulta curioso que exista la creencia de que comer muchas nueces implica engordar, porque según Bao “el estudio demuestra exactamente lo contrario”. 

En relación a nuestra piel es un alimento recomendable para personas que la tengan deshidratada por su riqueza en ácido linoleico, Zinc y vitamina E. Pero además se trata del fruto seco más antioxidante de todos los de cáscara dura (como almendras, cacahuetes o pistachos). Los antioxidantes son importantes para la salud porque se encargan de combatir los radicales libres, que son el centro del deterioro relacionado con la edad, y un puñado de nueces contiene el doble de antioxidantes polifenoles (llamados “antienvejecimiento”) que una cantidad similar de otro fruto seco. 

En el mundo ajetreado en el que vivimos resulta lógico que nuestro ritmo de vida nos lleve a padecer estrés o ansiedad. La cantidad de cosas que queremos hacer a lo largo del día puede evocar en una sensación de fatiga o de no poder más. Para ello las nueces también son un gran aliado porque, además de aportar energía, contienen vitamina B6. Dicha vitamina participa en la formación de enzimas y neurotransmisores como la serotonina (sí, la hormona de la felicidad) que nos ayuda a controlar la ansiedad y la depresión. Debido a su aporte de ácidos grasos poliinsaturados y a la vitamina E combaten a los radicales libres que se generan en nuestras células a raíz del estrés o el ejercicio físico. 

Otro punto positivo para las nueces es que por su contenido en triptófano ayuda a obtener un descanso de calidad durante la noche, siempre y cuando su ingesta se realice por la tarde. Es una teoría que aparece dentro de la Cronobiologíaciencia que estudia los horarios y funciones que lleva a cabo nuestro cuerpo en cada momento y según la cual durante el día nuestro cuerpo se dedica a regenerar y por la noche a reparar. Siguiendo esta teoría a primera hora de la mañana se deberían ingerir alimentos que ayuden a aumentar la producción de tirosina, para activarnos física e intelectualmente. Y por la tarde se deberían consumir alimentos con altas dosis de triptófano, como las nueces, que fomentan la relajación del organismo. Asimismo es una gran aliada para el Jet Lag, porque al ser una fuente natural de melatonina regula el reloj biológico de nuestro cuerpo. 

A partir de ahora podrá falta cualquier cosa en tu despensa, menos nueces. Y por si fuera poco, con las navidades a la vuelta de la esquina, podrás comerlas sin remordimientos y comentando con todo@s su cantidad de beneficios.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,