¿Sabes cómo es tu digestión?

¿Sabes cómo es tu digestión?

Conocer cómo funciona nuestra digestión, prestar atención a cómo funciona nuestro intestino y trata de encontrar los alimentos que mejor nos sienten podrá evitarnos molestias como la hinchazón.

 Como afirma la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria el intestino “es un órgano esencial al que prestamos muy poca atención, sin embargo pertenece al Top 3 de órganos relevantes, junto al corazón y al cerebro”.  Cabe destacar, como afirma la SENC, que cada individuo tiene su propio microbioma (comunidad de organismos vivos residentes en nuestro cuerpo), es único en cada individuo y se forma a partir de nuestra dieta, inmunidad y genética.

Una buena alimentación cuidará nuestra salud intestinal, pero también es la base de nuestra salud y bienestar general. La Fundación Española del Corazón afirma que la dieta más beneficiosa a nivel cardiovascular es la mediterránea, de hecho el estudio PrediMEd ha demostrado que una dieta rica en aceite de oliva puede disminuir la mortalidad y enfermedad cardiovascular. La misma Fundación establece algunos consejos para mejorar la alimentación: cambiar las grasas “malas” por buenas, que son las que provienen del pescado, los frutos secos y el aceite de oliva; consumir de 3 a 6 raciones de verduras y hortalizas al día, de 3 a 4 raciones de fruta diarias; restringir los alimentos ultraprocesados; limitar el consumo de sal y azúcar, tratar de tomar chocolate con un mínimo de cacao del 70%; incluir grasas mono o polinsaturadas en la dieta; incrementar el uso del aceite de oliva, a ser posible virgen extra, tomar suficiente omega 3 (presente en pescados y mariscos) y omega 6 (presente en la soja o los cacahuetes), restringir el consumo de mantequilla y margarina y, entre otras recomendaciones, beber suficiente agua, incrementando el consumo si nos ejercitamos. Al fin y al cabo llevar una buena alimentación tendrá efectos positivos en nuestro estado físico y emocional.

Desde la Cumbre Mundial de Microbiota Intestinal afirmaron que una dieta saludable fomenta la formación y conservación de una comunidad microbiana bien estructurada. Para conseguir este objetivo hay que utilizar prebióticos (elementos no digeribles que sirven de alimento a algunas bacterias beneficiosas) y probióticos (microorganismos vivos beneficiosos de los yogures y productos lácteos fermentados). Como afirma la SENC, los prebióticos estimulan el sistema inmunitario, pueden reducir el riesgo de cáncer de colón y de enfermedad inflamatoria intestinal, disminuyen el estreñimiento y favorecen la síntesis de algunas vitaminas. Podemos encontrar prebióticos en alimentos como el plátano, la manzana, las zanahorias, el ajo, la cebolla, la remolacha, la alcachofa, el puerro, el tomate,el espárrago o los cereales integrales. Por otra parte se afirma que los probióticos reducen las bacterias patógenas, mejoran la diarrea, el estreñimiento y el colón irritable, además fortalecen el sistema inmunitario, pueden aliviar los síntomas de intolerancia a la lactosa, mejorar las digestiones, reducir las flatulencias e hinchazón, ayudar a recuperar la flora intestinal dañada e incluso hacer que se absorba más calcio, hierro y magnesio. Los alimentos en los que podemos encontrar probióticos son los yogures frescos, las leches fermentadas, el vino, las aceitunas, la cerveza o el kefir.

La Fundación Española del Aparato Digestivo establece una serie de consejos para ayudar a cuidar su bienestar digestivo:

  • El consumo de fibra es básico. Consumir hortalizas frescas, frutas con piel, cereales integrales, legumbres y frutos secos es muy recomendable por su contenido en fibra.
  • Tomar leches fermentadas con bífidus, porque se ha demostrado que ayudan a regular el tránsito intestinal y a reducir la sensación de hinchazón.
  • Agua. Es recomendable tomar mucho líquido, ya sea agua, té o caldos suaves, así como limitar las bebidas gaseosas.
  • Cocinar adecuadamente. Elegir los alimentos es importante pero cocinarlos adecuadamente también, se recomiendan las cocciones suaves como el vapor, horno o papillote para que los alimentos mantengan, tanto como sea posible, sus propiedades.
  • Limitar el consumo de alimentos flatulentos como las coles de bruselas, el brócoli, el repollo, las habas, etc.
  • También hay que evitar el uso inadecuado de laxantes y procurar ir al baño siempre a la misma hora, en un ambiente relajado e íntimo.
  • Por otra parte es aconsejable mantener un horario regular de comidas y realizar 5 al día.

Vitalista, ya tienes todos los consejos para gozar de una buena salud intestinal y de una buena digestión, eso sí, nunca hay que olvidarse de practicar suficiente deporte o ejercicio físico.

 

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>