Recomendaciones para dormir bien en verano

Recomendaciones para dormir bien en verano

Aunque en algunas zonas de España las temperaturas altas se están haciendo de rogar, el verano está a la vuelta de la esquina. Como cada año, las olas de calor que están por llegar, no sólo pueden impedir que salgas de casa con normalidad, sino también pueden arruinarte el momento de ir a la cama, provocándote dificultades a la hora de conciliar el sueño y de dormir del tirón durante toda la noche.

Y es que el calor es uno de los principales factores que afecta a tu sueño en esta época del año. Como señala la Asociación Española del Sueño, la habitación donde duermes debería estar entre los 18 y 20 grados, pero sólo el 35,5% de las casas en España tiene aire acondicionado según datos del INE. Por ello, Vitalista, en este post hemos querido recoger una serie de recomendaciones para hacerte más agradable el momento de ir a la cama en verano:

1. Durante el día, mantén el dormitorio cerrado protegiéndolo del sol. Baja la persiana o echa el toldo y deja la ventana abierta hasta que anochezca.

2. Evita las cenas copiosas y calientes. Las digestiones pesadas alteran el descanso, así que cena algo ligero como un poco de gazpacho o ensalada con frutos secos y olvídate de encender el horno.

3. Desenchufa los aparatos electrónicos o sácalos de la habitación. Incluso en stand-by, estos dispositivos emiten mucho calor. Por esta misma razón, cambia tus bombillas tradicionales por unas LED.

4. Toma una ducha con agua templada, nunca fría, antes de acostarte. Por mucho que una ducha fría produzca una sensación instantánea de frescor, el cuerpo reacciona emitiendo calor para compensar su temperatura corporal.

5. Olvídate del pijama, es más saludable. Aunque si sueles dormir con alguna prenda, mejor que sea ancha, cómoda y de tejidos naturales.

6. Deja los pies fuera de las sábanas. Los pies prologan el calor al resto del cuerpo por lo que, si quieres conciliar el sueño, mejor mantenerlos frescos durante la noche.

7. Procura que cada uno ocupe su lado de la cama. El cuerpo genera mucho calor por sí solo, así que, más vale dejar que corra el aire.

8. El calor provoca estrés, por lo que necesitas relajarte con alguna técnica de meditación que te ayude a dormir mejor. Prueba con la ‘4-8-7’: inhalar por la nariz durante 4 segundos, aguantar el aire en los pulmones 7 segundos y exhalar durante 8 segundos.

Recuerda que algunos alimentos como las almendras o las nueces también tienen propiedades que te ayudarán a dormir a pierna suelta. A partir de ahora, dormirás como un bebé, sin nervios, sin sudor y olvidándote del insomnio. Cuídate Vitalista!

, , , ,