Las emociones pueden generar sobrepeso

Las emociones pueden generar sobrepeso

Según el Instituto Médico de la Obesidad (IMEO) el factor emocional puede ser clave al subir de peso. Según un estudio realizado por el mismo Instituto se ha confirmado que las emociones puede ser la causa en el aumento de peso de las personas adultas.

Según los estudios llevados a cabo por IMEO el 71% de las mujeres y el 49% de los hombres han dicho que el principal desencadenante del sobre peso era el factor emocional. Refiriéndose a emociones como la ansiedad, el estrés o el descontento con la propia imagen corporal. Según los expertos esto se conoce como sobrepeso emocional. Pero las emociones no son la única respuesta de los participantes ya que consideran que no planificar las comidas también puede causar sobrepeso. Es por eso que puede ser positivo establecer horarios, estructurar las comidas, variar los menús y trata de que las raciones sean adecuadas.

Lo principal es saber distinguir entre el hambre física y el hambre emocional. El hambre física es la que se sitúa en el estómago y aparece de forma gradual, después de que pasen unas cuantas horas sin ingerir alimentos. Una vez ingeridos éstos, el hambre desaparece y el individuo tiene sensación de plenitud sin generar sentimientos negativos. Por otra parte el hambre emocional se sitúa en la cabeza y puede aparecer en cualquier momento, de forma repentina. Cuando llega este hambre se suele tener preferencia por unos alimentos o tipos de comida en concreto.  Las ganas de seguir comiendo persisten aunque ya nos hayamos alimentado y es por eso que después aparecen sentimientos como la culpa o la vergüenza.

El hambre emocional está relacionada con comer sin ganas, tan solo porque estará mente nos juega una mala pasada y terminamos haciendo un picoteo mientras vemos la televisión o vaciando un buffet libre solo porque los alimentos nos entran por los ojos. Los expertos lo denomina como ingesta de comida no fisiológica y se considera que es una de las causas de obesidad y sobrepeso.

Un estudio de la Universidad de California, publicado en la revista PLOS one confirma que aquellas personas que tiene un nivel elevado de un metabolito, que lo producen nuestras bacterias, son más propensas a comer por placer y tiene una probabilidad más alta de tener adicción a la comida.

Resistirse a las emociones es algo que puede parecer difícil. Muchas veces nos entran ganas de comer algo dulce o sentimos que tenemos antojo de algo pero en realidad no suele ser hambre, suele ser aburrimiento u otras emociones. Según un estudio realizado por la Universidad Autónoma de Madrid algunas de las cosas que podemos poner en práctica para calmar y controlar la alimentación emocional son las siguientes:

  • Hacer deporte: según este estudio la práctica regular de ejercicio físico ayuda a disminuir los niveles de hambre emocional. Además practicar deporte nos ayuda a controlar el peso y reducir el riesgo de padecer obesidad, favorece la propia imagen corporal, aumenta el bienestar emocional (porque ayuda a reducir las emociones negativas) y tiene un papel importante en el control del apetito.
  • Mindfulness: ésta es una terapia que tiene por objetivo reducir la angustia y mejorar el estado del bienestar. Según el estudio que comentábamos la práctica de esta terapia nos puede ayudar a controlar el apetito emocional. La razón principal es que nos ayudar a tomar conciencia de las emociones negativas y a aceptarlas, de manera que podremos aprender a diferenciar entre el hambre física y las emociones que nos impulsan al hambre emocional.
  • Horarios: como afirma el estudio también es importante marcarse unos horarios, lo más fijos posibles, de comidas. De esta manera crearemos una rutina en nuestro cuerpo y mente que nos ayudará a evitar caer en las tentaciones del hambre emocional. Por otra parte es positivo planificar los menús y decidir con antelación qué vamos a comer.

Es crucial poder distinguir entre el hambre física y el hambre emocional para no dejarnos llevar por la segunda. Además para poder seguir un estilo de vida saludable es importante que intentemos reducir el consumo de azúcar, beber suficiente agua y poner en práctica consejos para comer sano en el trabajo o empezar a practicar deportes como caminar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>