Día mundial del agua – ¿Bebes suficiente?

Día mundial del agua – ¿Bebes suficiente?

Hoy 22 de marzo, es el día mundial del agua. Verdaderamente no existe ningún estudio científico en el que se establezca una cantidad exacta del agua que se debe beber al día, aún así se recomienda tomar entre 1,5 y 3 litros al día. Eso sí, la cantidad de agua que se beba dependerá de la edad, la cantidad de deporte que se practica, la época del año, etc. La Fundación Española del Corazón establece que la hidratación es clave para la salud cardiovascular ya que el agua supone entre un 50 y un 70% de nuestra masa corporal. En el momento en que disminuye ese porcentaje el funcionamiento de algunos órganos puede verse afectado, si llegamos a deshidratarnos la fundación afirma que se puede deteriorar la función renal, llegando incluso a percibir la aparición de arritmias.

Según la época del año deberemos estar más atentos. En verano perdemos más líquidos de lo habitual por el calor que nos hace sudar más y perder líquido, es por eso que la fundación recomienda estar alerta para adelantarnos de una posible deshidratación, algunos síntomas ante los que están alerta son los siguientes: además de la sed, los mareos, la cefalea, la boca seca, los calambres musculares, el sudor frío o en situaciones extremas la visión borrosa o la pérdida de conocimiento también pueden ser signos de deshidratación.

Algunas de las recomendaciones que establece la Fundación Española del Corazón son:

  • Beber sin sed: es necesario beber un mínimo de agua diaria, aunque no tengamos sed, con el objetivo de cubrir la necesidad de hidratación del organismo para asegurar que nuestros órganos funcionan como deberían.
  • Beber diariamente: como la capacidad de nuestro organismo de almacenar agua es muy limitada es necesario que la consumamos diariamente, aunque las necesidades varían de unas personas a otras, ya que depende de las condiciones ambientales y la actividad física.

Otras recomendaciones que establece la Fundación Española del Corazón y que también pueden servir de ayuda durante el verano y las épocas de calor son: evitar los espacios abiertos sin sombra durante las horas centrales del día, no esperar a tener sed para beber agua, consumir alimentos ricos en agua como las frutas y las hortalizas frescas y controlar el consumo de alcohol.

El Instituto de Agua y Salud afirma que para estar sanos debemos realizar suficiente actividad física, siempre y cuando esta se adecúe a nuestra edad y condiciones, alimentarnos de forma equilibrada y estar hidratados. También cabe destacar que cuando practicamos ejercicio se da en nuestro organismo un aumento de la sudoración y se incrementa la necesidad de aportar agua a nuestro cuerpo. Por ejemplo, después de correr una hora se pueden llegar a perder 1,8 litros, 0,5 litros después de una hora de natación, 1,5 litros después de un partido de fútbol o baloncesto. El Instituto de Agua y Salud afirma que si no se repone el líquido perdido durante el desarrollo de una actividad o deporte se puede llegar a un estado de deshidratación que puede desembocar en efectos secundarios que repercuten, no sólo en la disminución del rendimiento físico sino tener graves consecuencias para nuestra salud, como un golpe de calor.

Beber agua facilita el transporte de nutrientes, vitaminas y mírales por el organismo, además activa las enzimas esenciales para suministrar la energía que necesita el cuerpo y ayuda a nuestra digestión. Por otra parte favorece la eliminación de impurezas y toxinas del organismo y proporciona soporte estructural a los tejidos y articulaciones.

¡Ya sabes, Vitalista no puede faltar el agua en tu día a día! También hay que tener en cuenta llevar una alimentación saludable y practicar deporte.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,