Arroz con leche y frutos secos

Arroz con leche y frutos secos

Si estás buscando un postre que se adapte a esta época del año, no existe mejor opción que el arroz con leche y frutos secos, en este caso hemos elegido las nueces y almendras. Dichos alimentos nos aportarán energía, minerales, proteínas y fibra, además de vitaminas como la E  que cuentan con propiedades antioxidantes o la B6 que nos ayuda a combatir los radicales libres que se generan en nuestras células a raíz del estrés o el ejercicio físico.

De las mejores cosas que tiene esta receta, aparte de su sabor, es su rapidez para prepararla y que no necesitas ser un virtuoso de la cocina para que al acabarla esté buenísima, así que anímate e inténtalo. ¡Ah! Y encima se elabora con unos ingredientes que casi seguro que tienes por casa, apunta, vitalista.

  • Ingredientes (8 porciones):

- 200 gr. de arroz
-150 gr. de azúcar
- 100 gr. de frutos secos (nueces y almendras)
- 1 litro de leche semidesnatada
- 2 yemas
- 2 ramas de canela
- Ralladura de un limón

  • Elaboración

- En primer lugar cogeremos el litro de leche semidesnatada, lo vertiremos en una olla y lo llevaremos al fuego. Cuando la leche haya hervido debemos añadirle la ralladura del limón, el azúcar, la canela y el arroz. Una vez lo tengamos todo junto empezaremos a mezclarlo.

- Una vez hecho esto hay que bajar la intensidad y dejar que se cocine durante 30 minutos a fuego lento. Es muy importante ir removiendo la mezcla varias veces para evitar que el arroz se pegue al fondo de la olla.

- Al mismo tiempo batimos las yemas y las añadimos junto al resto de los ingredientes.

- Una vez se haya enfriado un poco la mezcla, picamos los 100 gramos de nueces y almendras y los removemos para posteriormente colocarlo en otro recipiente y meterlo en la nevera.

- Finalmente lo dejaremos en frío hasta que esté listo para comer. De manera opcional podemos añadir un poco más de canela o de frutos secos para decorar nuestro postre.

Es una receta fácil de preparar, muy nutritiva y además está riquísima. Vitalista, ¿a qué estás esperando para probarla?

, , , , , , , , , , , , ,