Acabar con el sedentarismo y la mala alimentación

Acabar con el sedentarismo y la mala alimentación

Es bien sabido que la mala alimentación y el sedentarismo pueden ser causantes o aumentar las probabilidades de padecer ciertas enfermedades. Para este 2019 la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha elaborado una lista con los diez riesgos que ha encontrado para el planeta. Entre esos riesgos, y en segunda posición, como amenaza mundial se encuentran las enfermedades no transmisibles, éstas son patologías no contagiosas como la diabetes, el cáncer y enfermedades del corazón. Dichas patologías actualmente, y como afirma la OMS, son responsables del 70% de muertes anuales en el mundo, es decir, unos 41 millones de personas. Además la organización confirma que existen cinco factores que impulsan la aparición y el desarrollo de estas enfermedades no transmisibles y son: el sedentarismo, la mala alimentación, el consumo de tabaco, el alcohol y la contaminación.

Asimismo la OMS publicó durante 2018 que en muchos países la actividad física va en descenso. En el ámbito mundial el 23% d ellos adultos y el 81% de los adolescentes en edad escolar no se mantienen suficientemente activos. Es por eso que la organización se ha propuesto conseguir que la gente se mueva, como se indica en el Plan de acción mundial de la OMS para la prevención y control de las enfermedades no transmisibles, el objetivo es reducir en un 10% la inactividad física de aquí a 2025.

Se considera actividad física a cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que exija gasto de energía. Es importante no confundir la actividad física con deporte, ya que ésta incluye los deportes, el ejercicio y otras actividades como jugar, caminar, realizar tareas domésticas, practicar la jardinería y bailar. Toda actividad, ya sea para trabajar o desplazarse caminando o en bicicleta, o como parte de actividades recreativas, supone un beneficio para la salud.

La OMS afirma que la actividad física reduce el riesgo de padecer enfermedades como accidentes cerebrovasculares, diabetes, hipertensión, diferentes tipos de cáncer, como el cáncer de colon y de mama, así como de depresión. Además realizar actividad física de forma regular ayudará a mantener sano a nuestro cuerpo mejorando el buen funcionamiento del sistema muscular y cardiorrespiratorio y la salud ósea y funcional.

De la misma manera la Fundación Española del Corazón también hace referencia a la importancia de moverse. Por eso comparte una pirámide de la actividad física, la base hace referencia a la actividad que se debe practicar en el día a día, se centran en lo cuánto nos movemos en el trabajo, las actividades cotidianas, los desplazamientos que hacemos y en qué empleamos nuestro tiempo libre. En el segundo escalón se encuentran las actividades aeróbicas, es decir, las que cumplen con la definición de ejercicio físico. En el tercer escalón los ejercicios enfocados al fortalecimiento muscular que se deben realizar dos veces por semana y que sería ideal combinar con ejercicios de flexibilidad. Y por último, en la punta de la pirámide, están las actividades que se deben evitar, o sea, las que constituyen un estilo de vida sedentario.

Así como resulta muy importante que practiquemos deporte, nos movamos, intentemos usar más las escaleras y menos el ascensor o ir andando al trabajo en lugar de coger el coche, también es fundamental la alimentación. Según la Fundación Española del Corazón una alimentación saludable es aquella que incluye de 3 a 6 raciones de verduras y hortalizas al día, de 3 a 4 raciones de fruta diarias; restringe los alimentos ultraprocesados; limita el consumo de sal y azúcar, aconseja tomar chocolate con un mínimo de cacao del 70%; se incluyen grasas mono o polinsaturadas; incrementa el uso del aceite de oliva, a ser posible virgen extra, contempla el suficiente consumo omega 3 (presente en pescados y mariscos) y omega 6 (presente en la soja o los cacahuetes), restringe el consumo de mantequilla y margarina y, entre otras recomendaciones, incluye suficiente agua, incrementando el consumo si nos ejercitamos.

También es importante, como afirmaba la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria en su pirámide nutricional tener en cuenta la cocción de los alimentos, tratando de apostar por la plancha, el horno o el vapor en lugar de usar empanados o frituras. Ya sabes, Vitalista, ¡a mantenerse activo y comer sano!

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,