5 actividades que hacer en las estaciones de esquí si no esquías

5 actividades que hacer en las estaciones de esquí si no esquías

Con la bajada de las temperaturas de las últimas semanas vuelve la nieve y vuelven a llenarse las principales estaciones de esquí de aficionados a este deporte. Las tablas de snow y los esquís se mimetizan con los paisajes blancos de las pistas, los telesillas recorren el mismo trayecto una y otra vez, y las balizas de colores continúan perfectamente colocadas en sus sitios, cumpliendo su principal cometido: indicar a los esquiadores en qué pistas se encuentran (verdes, amarillas, azules, rojas y negras), de qué nivel son y qué camino seguir.

Sin embargo, no todos disfrutamos igual de las estaciones de esquí porque, ¿qué pasa con esas personas a las que no les gusta esquiar? ¿tienen otra opción distinta a la de quedarse en la cafetería todo el día hasta volver al hotel? Lo cierto es que sí. Por ello, Vitalista, si a ti tampoco te entusiasma hacer snow o deslizarte con los esquís, presta atención a estas 5 actividades que puedes hacer como alternativa a este deporte:

1. Senderismo. Rutas de entre 50 y 60 minutos por algunos de los parajes naturales más espectaculares de España son las que te esperan en la tradicional estación de Formigal-Panticosa, en el Pirineo Aragonés. Sólo necesitas ponerte ropa cómoda y de abrigo para adentrarte entre alucinantes montañas y lagos.

2. Motos de nieve. Algunas estaciones de esquí, como la de Cerler en el Pirineo Aragonés o la de Baquiera Beret en el Pirineo Catalán, tienen motos de nieve disponibles para alquilar con las que puedes hacer excursiones y disfrutar de la sensación de libertad.

3. Descenso en flotadores. ¿Quién dijo que pasarlo bien en la nieve sólo podía ser esquiando? La mayoría de estaciones de esquí tienen pistas especialmente habilitadas para descender sobre ellas con roscos o flotadores hinchables, la diversión y el entretenimiento con esta actividad están garantizados.

4. Carrera de trineos. Todas las estaciones de esquí alquilan trineos y disponen de zonas habilitadas para ellos. Aunque, si eres una persona un poco aventurera y tienes tu propio trineo, siempre puedes hacer una excursión al punto nevado más cercano y deslizarte por pequeñas pendientes en zonas seguras, compitiendo y riendo con tus acompañantes.

5. Dormir en un iglú o relajarse en un spa. Tras un largo día de actividades en la nieve, llega el momento del descanso bien merecido y, en ocasiones, tan ansiado, pero ¿dónde? ¿en un alojamiento formado completamente de hielo o en uno de los mejores balnearios naturales? En la estación de Grandvalira, en Andorra, se encuentra el Iglú Hotel, construido enteramente con nieve a una altitud de 2.350 metros, con camas especialmente equipadas y con jacuzzi desde el que poder contemplar las estrellas. Aunque también puedes optar por ir a Caldea, un magnífico complejo termolúdico en el que relajarte y disfrutar de un baño caliente.

Por supuesto, la gastronomía es otra de las actividades por hacer, además de necesarias para reponer la energía consumida durante el día, Vitalista.

, , , ,