10 destinos a los que viajar en solitario

10 destinos a los que viajar en solitario

Si una vez al año dedicas parte de tus vacaciones a viajar, es posible que tengas ya una idea del tipo de viaje que te apetece hacer o estés planteándote si vas a viajar en solitario o con acompañante. De lo que no tienes ninguna duda es de los numerosos beneficios para la salud que tiene salir unos días de la rutina y explorar nuevos lugares.

Por ello y para ayudarte con la decisión de a dónde ir y con quién, esta lista con 10 destinos a los que viajar en solitario puede darte el empujoncito que necesitas para decidirte a hacer ese viaje a solas que tanto tiempo llevas queriendo realizar. Presta atención y toma nota, Vitalista:

1. Perú. Este país de Sudamérica es uno de los destinos ideales para visitar en solitario. Tranquilo y con lugares tan emblemáticos como Machu Picchu, Cuzco, la Cordillera de los Andes o las playas de Máncora para recorrerlos con una mochila sobre los hombros. Dispone de una gran variedad de hostales a precios razonables y buena red de transporte para desplazamientos de media distancia.

2. Costa Rica. Explorar toda la belleza natural de la selva costarriqueña en solitario puede convertirse en una de las experiencias más grandes e inolvidables de tu vida. Su clima, sus playas paradisiacas, sus sistemas montañosos y, en especial, la amabilidad de sus gentes hacen de este país centroamericano un fantástico destino por descubrir sin compañía.

3. Región de la Toscana (Italia). Siena, Pisa o San Gimignano son tres paradas obligatorias si visitas la Toscana. Alquila un coche para poder moverte por cada una de las localidades de la zona y dedicarle el tiempo que quieras sin depender de los horarios del transporte público. Piérdete por cada uno de los rincones de esta región italiana y disfruta de su típica gastronomía.

4. Grecia. Arquitectura, arte y belleza condensados en un solo país. Los bosques, las montañas y las islas griegas tienen el corazón de más de un viajero solitario conquistado, no sólo por la hermosura y seguridad de cada rincón, sino también por la hospitalidad cultural y la relación calidad-precio de sus servicios turísticos.

5. Australia. Repleta de paisajes y playas de ensueño, Melbourne, capital australiana, es el lugar idóneo al que viajar en solitario y dejarte llevar por el momento. Sin prisa y sin reloj, adéntrate en sus calles y descubre su fascinante arte callejero y otras actividades de la oferta cultural más variopinta.

6. Suiza. Disfrutar al máximo de la naturaleza suiza puede ser una de las mejores experiencias vividas en solitario. Lagos de aguas cristalinas, paisajes alpinos y pueblos con encanto son sólo una parte de lo que puedes encontrar en este país europeo. Por supuesto, una de las cosas que no debes perderte es su deliciosa gastronomía, destacando sus famosos chocolates y quesos.

7. Baleares. Déjate asombrar por cada una de las islas que compone el archipiélago Balear. Mallorca, Menorca, Ibiza o Formentera… cualquiera de las cuatro es estupenda para pasar unos días de relax y desconexión en solitario, practicar distintos deportes acuáticos como el submarinismo, la vela o el káyak y recorrer sus kilómetros en bici, disfrutando de unas vistas espectaculares.

8. Irlanda. El intenso color verde de sus tierras hace de esta isla un destino fascinante para visitar. Aunque es muy probable que, sea la estación del año que sea, te caiga un buen chaparrón y el paraguas se convierta en una extremidad más de tu cuerpo, Irlanda siempre te tratará bien, especialmente si decides entrar a alguno de sus numerosos pubs.

9. Noruega. Si dispones de algunos ahorrillos para hacerte un buen viaje, no lo pienses mucho y decídete por viajar a los fiordos noruegos para disfrutar de sus alucinantes paisajes. Haz una ruta de senderismo para conocer todos los rincones de este increíble lugar, evocando momentos de vidas pasadas mientras paseas por sus pueblos agrícolas y aislados.

10. Holanda. Alquila una bici y recorre las calles de Ámsterdam mientras disfrutas de sus canales, sus casas de colores o su cultura vanguardista. Haz alguna parada en sus famosos coffee shops y no pases por alto la visita al museo de Van Gogh o a la casa de Ana Frank para revivir momentos históricos.

, , ,