Tu corazón te pide aceite de oliva y frutos secos: ¿Por qué?

Tu corazón te pide aceite de oliva y frutos secos: ¿Por qué?

El estudio Predimed titulado “Efectos de la dieta mediterránea sobre la prevención primaria de la enfermedad cardiovascular” dedica un capítulo en exclusiva para el aceite de oliva y otro para los frutos secos. Se trata de un estudio pionero en España, financiado con fondos públicos y que comenzó en 2003. Sin embargo, en 2011, tuvo que ser suspendido.

A mediados del pasado 2015, Emili Ros Rahola, investigador en el Centro de Investigación Biomédica en Red de la Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición, presentó en Santiago de Compostela los resultados del informe, y aseguró a La Voz de Galicia que “la buena nutrición es igual o mejor que muchos fármacos”. 

Durante la investigación se demostró que “si se introducía habitualmente en la dieta mediterránea aceite de oliva, o frutos secos como nueces, avellanas y almendras, se reducía la incidencia de enfermedades cardiovasculares hasta un 30%”. Los casos infarto de miocardio e ictus, entre otros problemas coronarios (así como las muertes relacionadas con ellos), se redujeron.

Sobre las propiedades beneficiosas del aceite de oliva, principal fuente de grasa adicional en la dieta mediterránea, desde Predimed aseguran que “la Food and Drug Administration de los Estados Unidos ha aprobado recientemente una alegación de salud a favor del aceite de oliva y ha pasado a considerarlo como un posible alimento cardioprotector”. Pero aclaran: “No se han realizado estudios sobre eventos cardiovasculares con el aceite de oliva”.

En cambio, sí existen evidencias que sugieren que el consumo de aceite de oliva y frutos secos tiene un efecto protector sobre el sistema cardiovascular”. Emili Ros, además, cita cantidades:  15 gramos diarios de nueces, y 7,5 gramos de avellanas y de almendras al día. Para combatir el colesterol el informe habla de 2 a 3 raciones de frutos secos diarias.

Los beneficios de los frutos secos vienen dados por su alto contenido en grasas vegetales y ácido oleico, fibra, vitamina E, potasio, arginina “y otros compuestos bioactivos”.

 

, ,