Relax y confort en tu dormitorio ‘zen’

Relax y confort en tu dormitorio ‘zen’

Descansar las horas que tu cuerpo necesita es esencial para afrontar con energía las jornadas de trabajo, el ritmo inquieto de los hijos y la alimentación desordenada de la vida actual. Por ello, no sólo es importante adoptar una buena postura en la cama para dormir mejor y comer alimentos que mejoren el sueño, sino también tener una habitación donde el ambiente combine la tranquilidad y el confort e invite a relajarse.

Para conseguir esto, darle un estilo ‘zen’ a tu dormitorio es una de las mejores opciones, ya que ésta es una tendencia que busca impregnar los espacios de armonía, orden y paz para brindar un descanso óptimo. Toma nota de cómo transformar tu habitación a un dormitorio ‘zen’:

1. Reduce el mobiliario. Elimina cualquier tipo de distracción visual. Una cama, dos mesitas de noche con cajones, una pequeña alfombra, una silla y un armario son los únicos elementos que necesitas para conseguir el dormitorio ideal. Para aquellas pertenecías de menor tamaño, como zapatos, ropa interior u objetos personales, utiliza cestas, cajas decorativas o baúles de manera que quede todo a mano, recogido y muy bien organizado. En cuanto a la colocación de la cama, evita ponerla bajo na ventana y búscale un lugar armónico, con la cabecera contra una pared.

2. Utiliza muebles de madera. Los materiales naturales ayudan a relajarte. Por ello, la madera debe ser el material elegido para tu mobiliario, ya que evoca sensaciones positivas como el bienestar, la tranquilidad y la calidez, acercándonos a la vida de una forma más sencilla y natural.

3. Limita los cuadros. El exceso de imágenes o cuadros colgados en la pared reclaman atención visual y sobrecargan. La mejor opción es poner una sola imagen grande, con colores neutrales, que proporcione serenidad. No obstante, también puedes optar por dejar las paredes desnudas si te gusta ver todo más despejado.

4. Emplea colores neutros. La habitación debe desprender vibraciones positivas y debe ser un lugar donde te sientas a gusto. Por ello, evita tonos fuertes, como el amarillo, el rojo o el naranja, y emplea colores neutros y pastel, como la paleta de gris, el banco, el azul o el malva, para alcanzar la paz espiritual.

5. Presta atención a la luz. Lo ideal para sentir tranquilidad es dejar entrar la mayor cantidad de luz natural posible. Sin embargo, no todos tenemos una casa que nos permita llenar nuestros rincones con esta luminosidad exterior, por ello, te recomendamos combinar la luz tenue de la lámpara de la mesita de noche con una luz un poco más intensa de una lámpara de lectura colocada en el centro de la cama.

¿A qué esperas para convertir tu habitación en el templo del descanso, Vitalista?

, ,