¿Por qué es tan importante hidratarse bien en el trabajo?

¿Por qué es tan importante hidratarse bien en el trabajo?

El agua es un nutriente esencial para el cuerpo humano: el organismo la utiliza para la práctica totalidad de sus funciones y, aproximadamente un 60% de nuestro cuerpo, está formado por este líquido. No hay discrepancias profesionales respecto a eso: es absolutamente importante mantenerse bien hidratado, y la sed es el mecanismo por el que nuestro cuerpo nos advierte de que debemos beber agua, pero se manifiesta cuando la deshidratación ya ha comenzado. La sed es una mala señal.

Un estudio del European Hydration Institute sobre Hábitos de hidratación en el trabajo revela que únicamente 4 de cada 10 trabajadores bebe más de un litro de agua durante su jornada laboral. Se trata de un dato realmente negativo para la salud de las seis personas restantes, puesto que el horario laboral nos ocupa la mayor parte del día y es imprescindible beber, al menos, dos litros de agua cada 24 horas.

“Los expertos recomiendan hacer descansos cada dos horas y aprovechar para beber, con el fin de que nuestro organismo se sienta hidratado y nos ayude a mejorar nuestro rendimiento físico y mental”, aseguran desde Portubienestar.es

La pérdida de productividad es, precisamente, otro de los factores por los que es necesario hidratarse bien. Si no se ingiere agua y no se cumple con unos mínimos de descanso, los ojos pueden secarse, el cerebro puede rendir por debajo de su nivel habitual. Lo publicaron en 20minutos hace más de dos años: La hidratación con agua mejora el rendimiento cognitivo“, y “a partir del 1% de deshidratación corporal disminuye la memoria de trabajo”. 

¿Por qué es tan importante hidratarse bien en el trabajo? | SoyVital | Frutos secos

Es importante beber agua de forma constante en el trabajo, pero no debes descuidar la hidratación cuando practiques deporte

A veces, el estrés y las prisas por cumplir con los plazos, impiden que nos tomemos el trabajo con la suficiente calma como para pararnos a descansar, comer y beber lo necesario para continuar al máximo. No lo veas como una pérdida de tiempo: será beneficioso desde el minuto uno y los resultados mejorarán.

Por último, es aconsejable evitar los refrescos azucarados. La opción más saludable es siempre el agua, puesto que las bebidas con gas y grandes cantidades de azúcar se asocian a diversas patologías como la diabetes, la obesidad o las enfermedades coronarias.

Si tienes alguna duda, recuerda que tienes a tu disposición a nuestra experta en nutrición para consultarle lo que necesites. ¡Haz click aquí!

 

 

, , ,