La dieta mediterránea, un arma contra el cáncer de mama

La dieta mediterránea, un arma contra el cáncer de mama

La dieta mediterránea puede reducir hasta en dos tercios las probabilidades de sufrir cáncer de mama. Un estudio en el que han colaborado la Universidad de Navarra y el Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) confirmó su capacidad de prevención de la enfermedad, especialmente si se complementa con dos alimento de los que ya os hemos hablado en alguna ocasión: el aceite de oliva virgen y los frutos secos.

Miguel Ángel Martínez-González, coordinador de la investigación, lo dejó claro en una rueda de prensa: “Es un hallazgo muy fuerte. Pocas veces tenemos una noticia tan agradable que dar a la sociedad”.

En 2008, algunos expertos en nutrición advirtieron de un peligro que se estaba desarrollando en las sociedades del Mediterráneo. Los hábitos alimenticios tradicionales estaban cambiando. Cada vez se consume más grasa animal y más precocinados. Se come más fuera de casa y la actividad física es baja. Todos estos factores contribuyen al desarrollo de cardiopatías y algunos tipos de cáncer. La ciencia no deja de advertirlo.

Según Infosalus, “la dieta mediterránea es conocida por su abundancia de alimentos vegetales, pescado y aceite de oliva en especial”. Hasta el estudio de la Universidad de Navarra y el CIBERobn,  “no había evidencia epidemiológica sobre si había factores dietéticos específicos asociados a un menor riesgo”, pero ahora, tras investigar a más de 4.000 mujeres a las que se les impuso una dieta rica en aceite de oliva y frutos secos, ha quedado claro que una alimentación adecuada previene el tumor con más casos entre las mujeres españolas.

 

, ,