La castaña es el snack ideal para el invierno

La castaña es el snack ideal para el invierno

Los técnicos de iluminación ya se han puesto manos a la obra y trabajan en las calles de media España para instalar la decoración navideña. El frío ha llegado y viene acompañado de ese sinfín de imágenes propias del invierno, como los puestos de castañas que, con su olor, te transportan a la infancia. ¿Quién no ha pedido un cartucho y se ha calentado las manos con él antes de atacar a esos frutos secos tan especiales?

Una ración de cien gramos de castañas contiene, aproximadamente, 200 calorías. Se trata de una cantidad sensiblemente menor que la de otros frutos secos y, además, las castañas aportan al organismo vitaminas E y B3, magnesio, hierro y calcio, “aunque su mayor aporte y más destacado es el del potasio y otra de sus cualidades es contener muy poco sodio”, recuerdan desde el portal de salud y nutrición Infosalus.

El consumo de castañas está indicado para personas con artritis, hipertensión y riesgo de enfermedades cardíacas. También es recomendable para quienes sufren trastornos renales, por su contenido en potasio, y digestivos, ya que tienen un alto contenido en fibra.

Aplicaciones en la alimentación

Durante muchos años, se consideró a las castañas como el pan de los pobres, puesto que constituían la base de la alimentación en Europa. Se consumían asadas, secas o en forma de harina, hasta que la patata y el maíz se convirtieron en dos alimentos frecuentes en el siglo XVI.

En la actualidad, las castañas se comen, en su mayoría, asadas o cocidas, en puré o en postres como el exquisito “marron glacé”.

Aplicaciones en belleza

La corteza del castaño, por su parte, tiene propiedades muy beneficiosas para el cuidado de la piel, y por ello se utiliza como componente en numerosas cremas para el tratamiento de afecciones de la piel.

La castaña, complemento para deportistas

La castaña ofrece a quienes practican deporte una gran cantidad de hidratos de carbono y, al mismo tiempo, un bajo aporte de grasas. Por esta razón, en Vitónica recuerdan que “es buena idea tomarlas después de los entrenamientos aeróbicos, ya que la mayor parte de sus hidratos de carbono son complejos y ayudará a llenar las reservas energéticas. También muy útil para llevar en caminatas o rutas de senderismo, que nos dará energía poco a poco para evitar la pájara”.

Valores nutricionales por 100 gramos de castañas crudas

Energía (Kcal) – 236
Energía (kj) – 999
Proteínas – 4,2 g
Hidratos de carbono – 49,1 g
Azúcares – 11,4 g
Grasas – 1,1 g
Saturadas – 0,2 g
Monoinsaturadas – 0,6 g
Poliinsaturadas – 0,3 g
Trans – 0,0 g
Colesterol – 0,0 mg
Fibra – 6,5 g
Sodio – 0,0 g
Hierro – 1,4 mg
Fósforo – 96,0 mg
Magnesio – 84,0 mg
Calcio – 18,0 mg

, , , , ,