Frutos secos y otros alimentos afrodisíacos para San Valentín

Frutos secos y otros alimentos afrodisíacos para San Valentín

Se acerca el Día de los Enamorados y el amor que flota en el aire inunda ya las ciudades, calles, tiendas y escaparates. En otras ocasiones te hemos dado distintas ideas y recetas para celebrar este día, incluida la receta de la Tarta de Chocolate y Arándanos de San Valentín que se cocina con una buena ración de amor y cariño.

Este año queremos aprovechar la excusa para inundar de pasión tu cocina. Por eso hemos recopilado el siguiente listado de alimentos afrodisíacos con el que abrir el apetito sexual. Es cierto que no hay evidencia científica de las propiedades afrodisíacas de la mayor parte de estos alimentos y que se han escrito multitud de leyendas urbanas en torno a ellos. Pero también se ha demostrado que algunos de estos alimentos proporcionan mayores niveles de serotonina, el neurotransmisor encargado de regular nuestro estado de ánimo y de excitación.

Si nos fijamos en los frutos secos y las frutas desecadas tenemos que hablar de las almendras, los pistachos y las nueces. A todos ellos se les atribuyen propiedades afrodisíacas sobre todo en las mujeres. No es ninguna novedad. Ya los antiguos árabes afirmaban que las almendras eran capaces de despertar la pasión. No sólo si se usan para condimentar los platos también se pueden utilizar para un masaje con leche de almendras. El coco es el símbolo de fertilidad en la India. Y las avellanas también gozan de gran tradición popular. De hecho en algunos pueblos se colocan cestas de avellanas en el banquete de bodas y junto a la cama de los novios.

Las ostras crudas se consideran un potente afrodisíaco por su alto contenido en zinc que eleva los niveles de testosterona en el hombre y de estrógenos en las mujeres. También a la canela se le atribuyen propiedades estimulantes. Y el cacao, y por tanto el chocolate, eleva los niveles de serotonina. Entre los afrodisíacos por excelencia en el hombre debemos hablar del ginseng.

En las propias páginas de la historia encontramos distintos alimentos a los que se les atribuían propiedades estimulantes. Las semillas de la planta del anís por ejemplo se utilizaban como afrodisíaco en la época de los romanos. Y la miel se usaba con tal fin en la India; de hecho en la noche de bodas los novios acostumbraban a beber agua con miel, y de ahí que se conociese esa noche tan especial como la luna de miel.

, , ,