Enoturismo: naturaleza y vino

Enoturismo: naturaleza y vino

Más allá del turismo de sol y playa, España ofrece infinidad de alternativas para relajarnos, aprender y disfrutar de los parajes más privilegiados de nuestra geografía. El turismo gastronómico o las rutas de viajes en las que el objetivo principal es conocer las costumbres y características alimentarias de una zona determinada está cada vez más de moda. En esta ocasión, os recomendamos activar vuestra vitalidad y acercaros a una forma distinta de conocer los productos que llenan nuestra mesa: el enoturismo.

El enoturismo o turismo enológico busca potenciar y dar a conocer las posibilidades y riquezas vitivinícolas de determinadas zonas. Las rutas que se plantean dentro del enoturismo incluyen visitas a viñedos, bodegas, degustaciones e, incluso, se está desarrollando cada vez más sus aplicaciones en el ámbito de la salud y la belleza con la vinoterapia.

España es uno de los principales productores de vino a nivel mundial por las características del clima mediterráneo que propician el cultivo de las vides y por la cultura relacionada con su consumo, que se ha extendido y conservado a lo largo de los años. El vino también está incluido como uno de los productos indicados dentro de la Dieta Mediterránea, ya que un consumo moderado favorece al sistema circulatorio y posee sustancias antioxidantes y beneficiosas para el organismo.

En cuanto a su uso como producto de salud y belleza, en las eno-rutas podemos descubrir la vinoterapia en la que, por ejemplo,recibir un masaje en el que se utiliza vino, nuestra piel se regenerará eliminando células muertas, tonificándose e hidratándose. Además, vinos como el Chianti o el Sauvignon tienen propiedades relajantes.

Aprender más sobre el cultivo de la uva, la vendimia, la recogida y aprovechar para introducirnos en la cultura del vino y sus variedades pueden ser la excusa perfecta para disfrutar de alguna de las rutas de enoturismo que existen en nuestro país. Además, el enoturismo contempla también aspectos como la arquitectura de las bodegas y la historia y tradición de la zona, lo que completa la oferta para un fin de semana de aprendizaje, cultura, gastronomía y relajación.

 

 

, , ,