El coco, un gran alimento

El coco, un gran alimento

Están de moda los “superalimentos”, cada vez más se atribuyen nuevos “súper poderes” que hacen que sea imprescindible tener en la despensa, o nevera, alguno de estos productos. Porque mejoran nuestra salud o nos harán estar mas guapas y guapos. Esta vez parece que le ha tocado el turno al coco.

Tanto que ya se puede comprar la bebida o agua de coco embotellada. Y no le vamos a quitar mérito, que ésta fruta tropical también se ha hecho famosa por ser uno de los alimentos básicos en algún programa televisivo de supervivencia.

Es cierto que del coco se aprovechan muchas cosas. En su interior tiene una agua rica en minerales, azúcares y vitaminas. De hecho es muy adecuado en deportistas por ésta composición, llegándose incluso a comparar con una bebida deportiva, con la ventaja de que la bebida de coco es totalmente de origen vegetal. Las bebidas deportivas se caracterizan por contener hidratos de carbono para reponer las perdidas durante el ejercicio físico, y sales minerales que perdemos con el sudor, por tanto ayudan a la recuperación y rehidratación. La bebida de coco tiene algunos de esos minerales que favorecen la rehidratación como son el sodio (20mg/100g ) y el potasio (356mg/100g). También contiene fosforo, magnesio y calcio.

Su carne también es muy rica en nutrientes. Pero es una fruta bastante calórica, unas 380 kcal por cada 100g gramos.

Este aumento de calorías es debido a las grasa, un 47% de grasas, la mayoría de las cuales son grasas saturadas pero de cadena media. Que la cadena de un ácido graso sea corta, larga o media depende de la cantidad de moléculas de carbono que tienen ( rollos de la ciencia! )

Lo importante es que los ácidos grasos de cadena media se digieren rápidamente en nuestro intestino y pasan a ser utilizados como energía por nuestro cuerpo. Se podría decir que aunque es un alimento más graso que otras frutas, esta grasa se utiliza como energía y no se acumula.

El aceite de coco, de hecho, se utiliza mucho en otras culturas, pero justamente los ácidos grasos de cadena media no son adecuado para freír, ya que no aguantan bien las altas temperaturas.

No tiene demasiadas proteínas (tan solo un 4%) e hidratos de carbono (5%). También puede encontrarse azúcar de coco y aceite de coco, ingredientes muy utilizados en las cocinas asiáticas y que poco a poco van llegando a nuestros mercados y supermercados.

En el caso del coco rallado aumenta la concentración de grasa hasta un 60%, y por lo tanto las colorías en total, unas 660kcal por 100g. Pero también la cantidad de fibra (14g por 100) lo que hace que mejore el tránsito intestinal, y no se absorban tan rápido los ácidos grasos que contiene.

Desde el punto de vista nutricional nos encanta que se popularicen nuevos alimentos, ya que por una parte estas modas hacen que nuestra alimentación sea un poco más variada. Utilizar frutas diferentes, incluso en la preparación de recetas, es bueno para variar sabores y nutrientes en nuestros platos.

Rosa del Toro nutricionista deportiva

Tenemos un montón de frutas con propiedades fantásticas y el acierto está en mezclar a lo largo de la semana.

Concluyendo, el coco tiene unas propiedades muy interesantes, e incorporarlo en nuestra alimentación nos puede aportar muchas ventajas, ya sea rallado, en bebida o su aceite, pero tomándolos con medida, por su contenido calórico. Así que podemos decir que es un gran alimento, pero lo de los súper poderes lo dejamos para los héroes de cómic.

Disfrutad de la comida!

, ,