Dátiles deshidratados para deleitar el paladar y para tu salud

Dátiles deshidratados para deleitar el paladar y para tu salud

En Soy Vital nos hemos empeñado en que nuestros vitalistas sean capaces de aprovechar todas las oportunidades y beneficios que nos aportan los frutos secos y también las frutas desecadas. Éstas últimas nos permiten tener siempre a mano en nuestra despensa verdaderas joyas gastronómicas cargadas de nutrientes que tienen una potencialidad inmensa a la hora de elaborar deliciosos platos, pero también pueden consumirse a modo de snacks de forma fácil y cómoda.

En esta ocasión os vamos a hablar de los dátiles deshidratados, un alimento que tomamos habitualmente en ocasiones puntuales como la Navidad, o los aperitivos y cenas especiales, pero que tenemos todo el año a nuestra disposición para aprovechar todas sus bondades.  Te contamos las principales:

  1. En primer lugar, si eres deportista o realizas ejercicio físico frecuentemente, seguro que ya sabes que los dátiles son una gran fuente de energía debido a su contenido en hidratos de carbono, proteínas y minerales.
  2. Además, esta fruta desecada ayuda a regular el tránsito intestinal y combatir el estreñimiento gracias a su contenido en fibra y potasio.
  3. Fortalece el sistema inmunológico, el sistema nervioso y la división celular por su contenido en vitamina B.
  4. En general los dátiles contienen todos los aminoácidos esenciales, que son los que el organismo no puede sintetizar por sí mismo.
  5. En el aceite de dátil predomina el ácido linoleico, una grasa rica en aceites insaturados que nos ayuda a reducir el peso y el colesterol, entre otras cualidades saludables.

Además, este ingrediente nos permite quedar bien si lo que queremos es sorprender a nuestros invitados con originales y sabrosas recetas de cocina tanto en un plato salado, por ejemplo como relleno o acompañamiento de carnes, como en postres o en la preparación de helados, mermeladas, puding o miel.

Otros usos menos conocidos son la preparación de bebidas alcohólicas fermentadas o la preparación de harina a partir de dátiles molidos. De hecho, en muchos países árabes también aprovechan el sabor dulce de su savia para elaborar una especie de vino de palma al que denominan arrack.

Como veis, las posibilidades son infinitas. Anímate con el dátil desecado y disfruta de su sabor y sus beneficios.

, , ,