Conservar los alimentos de forma óptima

Conservar los alimentos de forma óptima

En general, en cuanto a la forma de conservar los alimentos en casa los españoles sacamos un aprobado raspado. Tenemos una tendencia heredada de EEUU de meter en la nevera muchos alimentos que no lo necesitan y que además si los refrigeramos pierden textura, calidad y sabor.

Nosotros no somos americanos ni tenemos esas neveras king size que usan para hacer acopio de alimentos hasta que vuelvan a hacer la compra a la tienda que en muchas ocasiones está a varios kilómetros de sus casas. Seguro que todos tenemos un mercado relativamente cerca de casa y podemos disfrutar de los alimentos en su mejor momento. Para ello te dejamos unos consejos:

1.Empezaremos precisamente por uno de los alimentos a los que innecesariamente sometemos a bajas temperaturas: Los tomates. Estas hortalizas se conservan mucho mejor al natural. Fuera de la nevera en un frutero o un plato. El truco consiste en comprar cantidades pequeñas para que no se estropeen. Notaremos la diferencia en el sabor y la textura. Haz la prueba!

2.Otro gran error que cometemos en la cocina es guardar las cebollas y las patatas juntas. Ambas emanan unos gases que se perjudican mutuamente lo que les hará ablandarse y llenarse de tallos. Además se trata de vegetales fotosensibles que deben permanecer a oscuras y en un lugar templado y seco.

3.El aceite de oliva debemos almacenarlo en una botella de vidrio y a ser posible opaca para que no reciba el impacto de la luz. Lo ideal es que esté dentro de un armario o alacena. Y, por supuesto, nunca dentro de la nevera.

4.Las lechugas se marchitan debido a la humedad por lo que debemos lavar sus hojas y secarlas completamente antes de meterlas en la nevera. Mejor si lo hacemos dentro de una bolsa y envueltas en servilletas de papel que absorban la humedad.

5.Los huevos. Aunque el fabricante del frigorífico coloque las hueveras de plástico en la puerta, el mejor sitio para los huevos es dentro de su huevera de cartón, tal y como viene de la tienda, y en la parte baja y al fondo de la nevera. La puerta se somete a cambios constantes de temperatura cada vez que la abrimos y ello estropea los alimentos.

Hay otros muchos alimentos que no conservamos bien, como por ejemplo el ajo, que tiene que estar ventilado y a oscuras. Para ello hay unos recipientes de cerámica especiales que además servirán para decorar tu cocina.

Ya sabes, haz la compra de alimentos frescos a menudo y en pequeñas cantidades y mantén lejos de la luz directa las patatas, cebollas, ajos y aceite de oliva. Ante cualquier duda de conservación de un alimento, pregunta a tu proveedor, él será quien mejor te oriente.

 

 

 

 

, , , , , ,