Consejos para elegir el traje de baño perfecto

Consejos para elegir el traje de baño perfecto

La temporada estival está a la vuelta de la esquina y llega el momento de renovar una de las prendas más importantes, más temida y a la que más atención hay que prestar a la hora de su elección: el bikini o traje de baño.

Como para el resto de las prendas, existen una serie de pautas que nos ayudarán a estilizar y equilibrar nuestra silueta, así como a potenciar y/o disimular determinadas zonas de nuestra anatomía que nos gustan o nos disgustan.

Varios factores como la calidad del tejido, el color, los estampados o los apliques del bikini o bañador nos ayudarán o disimular nuestras imperfecciones o a potenciar nuestras virtudes.

La calidad del tejido en el que esté confeccionado el traje de baño influye de forma decisiva en cómo éste quedará sobre nuestra figura, por no hablar de la resistencia que ofrecen estos tejidos al sol, el cloro o la arena y el agua salada del mar, que por supuesto, es bastante superior a la resistencia que ofrecen los trajes de baño confeccionados en tejidos de una calidad más baja.

¿Nunca os ha pasado que tras unos días en la playa vuestro bikini o bañador se ha deformado, cedido, o perdido el color? Esto es debido a poca resistencia de los materiales que se han utilizado en su confección. Por lo tanto, si tenéis la posibilidad de invertir un poquito más en esta prenda, no lo dudéis.

El color es una herramienta muy útil, que utilizada de forma correcta jugará un importante papel a nuestro favor. Así pues, los colores oscuros y apagados afinan, estilizan, disimulan; mientras que los colores claros y luminosos producen justo el efecto contrario. Dicho esto, utilizaremos colores oscuros en aquellas zonas más amplias o que no nos gusten y queramos disimular.

Por otro lado, los colores más claros nos ayudarán a agregar volumen en aquellas zonas que lo necesiten (para equilibrar la silueta) y también nos servirán para atraer las miradas a aquellas otras zonas que deseemos evidenciar, desviando la atención de los puntos más críticos o que menos nos gustan de nuestra anatomía.

baño

En el caso de los estampados, hay que tener en cuenta detalles como pueden ser su tamaño, su disposición, sus colores y la intensidad del contraste que presentan sobre el color de fondo.
Los estampados, cuanto más grandes sean más volumen agregan a la zona donde se coloquen.

De igual manera, si los colores son llamativos y además ofrecen un elevado contraste, toda la atención se centrará en la zona donde se encuentren situados. Por lo tanto, podrán ser utilizados en aquellas zonas donde se desee sumar algo de volumen o en aquellas otras que queramos ensalzar.

Por supuesto, también hay estampados como pueden ser las rayas verticales y las diagonales que aportan verticalidad, y por lo tanto estilizan y afinan la figura.

Apliques como volantes, lentejuelas, metales, cinturones, etc. y detalles como fruncidos o drapeados, al igual que los estampados añadirán volumen y atraerán la atención a la zona donde estén situados. Por este motivo habrá que prestar atención y colocarlos en aquellas zonas que queremos evidenciar.

, , , ,