Consejos para cuidar tus huesos durante la práctica de ejercicio

Consejos para cuidar tus huesos durante la práctica de ejercicio

A veces los múltiples beneficios que conlleva la práctica del deporte se ven ensombrecidos por alguna patología en nuestros huesos o articulaciones debido a una mala práctica del ejercicio. Cuando esto ocurre, la parte más perjudicada suele ser la rodilla que puede sufrir sobrecarga rotuliana, bursitis e inflamaciones en fascia lata en la cara externa de la rodilla, el desgaste o la rotura meniscal y la patología traumática de alto impacto de los ligamentos cruzados; o los pies, que sufren fascitis plantar. También hay personas que se quejan de dolor en las caderas o en las extremidades inferiores o superiores, pudiendo incluso desequilibrarse la columna y provocar diversos dolores.

¿Qué podemos hacer para evitarlo?

  1. En primer lugar, antes de comenzar el entrenamiento debemos calentar los músculos y articulaciones de forma adecuada. Hay que informarse o preguntar a un profesional los ejercicios concretos de calentamiento que debemos realizar en función del tipo de deporte o ejercicio que vayamos a practicar.
  2. Otro aspecto importante a tener en cuenta es el calzado. No cualquier calzado vale para la práctica de cualquier ejercicio. Hemos de llevar el adecuado.
  3. El ejercicio ha de ser gradual. No podemos hacer un entrenamiento muy intenso si no estamos entrenados previamente. Ha de ser progresivo, empezar poco a poco de menos a más y siempre con el asesoramiento de un profesional.
  4. También debemos asesorarnos en cuanto a las posturas y posiciones correctas a la hora de hacer los ejercicios. Lo ideal es practicar ejercicios dentro de dinámicas de clase en gimnasio con un monitor que te corrija la postura.
  5. El sobrepeso tiene mucho que ver con los dolores articulares y determinadas lesiones como las que se producen en la rodilla. Por lo tanto, es importante cuidar la alimentación.
  6. En el caso de las mujeres, se ha demostrado que el consumo de alcohol y tabaco influye de forma negativa en la aparición de osteoporosis.
  7. Por último, igual de importante que el calentamiento es el estiramiento muscular y articular posterior. Cuando acabamos el entrenamiento debemos dedicar alrededor de 10 minutos a estirar y recuperar.

No lo olvides vitalista! Y recuerda que en soyvital.es  tienes a tu disposición nuestra sección de expertas en salud y deporte que pueden ayudarte en estos casos. Suerte!

 

, , , ,