Cómo debes comer según cuál sea tu trabajo

Cómo debes comer según cuál sea tu trabajo

Parece lógico: si en tu trabajo estás ocho horas diarias descargando un camión, tu alimentación no debe ser la misma que la de una persona que permanece ese tiempo sentada en una silla y escribiendo en un ordenador. Parece lógico, sí. Pero, a veces, se nos olvida que comer en el trabajo se convierte en parte de nuestras obligaciones diarias.

Un trabajador activo necesita energía en forma de calorías, y también hidratos de carbono. Ingerir cantidades moderadas de pasta con cierta frecuencia puede ser la solución, sin olvidar que toda dieta debe ser equilibrada, por supuesto. Un buen desayuno y una hidratación adecuada son clave para rendir al máximo durante el resto del día. Numerosos expertos recomiendan beber dos litros de agua diarios. Unos ocho vasos, más o menos. En este enlace tienes una ficha muy útil, con consejos para alcanzar la hidratación perfecta.

Si, por el contrario, tu trabajo es más sedentario, debes prestar atención al aporte calórico de lo que comas, según publica Hola. Repítelo varias veces cuando la tentación sea fuerte: “No necesito pasar por la máquina expendedora”. Cuidado también con los refrescos azucarados. Una buena idea es sustituir el chocolate por frutos del bosque. Según Julie Upton, esta fruta contiene “ciertos flavonoides que aumentan la producción de adiponectina, una hormona que estimula la quema de grasas. Además, se ha demostrado que comer fresas ayuda a estabilizar el azúcar y los niveles de insulina en sangre así como a disminuir el colesterol LDL (‘el malo’)”. La piña desecada es otra opción, puesto que tan solo aporta 90 kcal por cada 100 gramos y mejora tránsito intestinal gracias a su alto contenido en fibra.

Para trabajadores que viajan mucho o que dependen de los turnos, lo más importante es no dejarse llevar por la falta de tiempo y el estrés. En la maleta siempre hay que incluir una botella de agua y algunos snacks sanos, como un paquete de nueces o fruta deshidratada.

Para aquellos estudiantes que también se enfrenten a una jornada laboral, el reto es mantener el cerebro despierto, sano y activo. El Omega 3 presente en las nueces y el pescado es absolutamente imprescindible. Los frutos secos y las legumbres pueden aportar vitaminas y minerales que el cuerpo necesita para rendir al máximo.

Si todavía tienes alguna duda sobre qué debes comer en tu horario laboral, no dudes en contactar con Rosa del Toro, nuestra experta en nutrición.

, , , , ,