¿Cómo afecta la grasa de los alimentos a tu salud?

¿Cómo afecta la grasa de los alimentos a tu salud?

La nomenclatura que aparece en la etiqueta de la composición de los alimentos es totalmente ilegible para la mayoría de nosotros. ¿Grasas vegetales parcialmente hidrogenadas? ¿Grasas trans? ¿Grasas saturadas o insaturadas? Casi nadie conoce exactamente qué significa todo eso ni de qué manera influye en nuestra salud.Por eso en SoyVital queremos arrojar un poco de luz a estos ‘palabros’ que oímos continuamente y que aunque suenan fatal para nuestro organismo suelen estar presentes en muchos alimentos procesados.

1.En primer lugar vamos a hablar del que es nuestro peor enemigo, las grasas trans artificiales o industriales. Según los estudios científicos, estas grasas se relacionan con un aumento de entre el 20 y el 35 por ciento de incidencia en enfermedades vasculares, infartos y mortalidad, entre quienes las consumen. ¿Qué son? Se trata de grasas insaturadas obtenidas mediante hidrogenización industrial. Son mantequillas y aceites a los que se le suministra hidrógeno para solidificarlos y aumentar su textura y estabilidad. De esta manera, los alimentos tienen un aspecto más apetecible y duran más. Se usan en bollería industrial y en la mayoría de alimentos procesados.

2.Las grasas saturadas e insaturadas, a diferencia de las grasas trans, son necesarias en su justa medida. Hasta ahora, las grasas saturadas se consideran de peor calidad que las insaturadas. De hecho, si en la composición de un producto encontramos que predominan las grasas saturadas, nos encontramos delante de un producto desaconsejable para nuestra salud. Las grasas saturadas no deben superar el 10 por ciento de las calorías totales diarias. Para localizarlas te contaremos que se encuentran en la mantequilla, el queso, la leche entera, el helado, las carnes grasas y los aceites vegetales como el de palma, el de coco o el de palmiche. Para mantener una buena salud debemos sustituir las grasas saturadas por las insaturadas como el aceite de oliva. Los aceites compuestos de grasas insaturadas se diferencian de los anteriores porque se mantienen líquidos (no solidifican) a temperatura ambiente.

3.También existen grasas beneficiosas, como los ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, como el omega-3 o el omega-6, que son beneficiosos para el organismo en conjunto, y están presentes en alimentos como los frutos secos y el pescado.

En definitiva, para nadie es un misterio ya que lo ideal es realizar una ingesta comedida y proporcionada de alimentos saludables, rica pero no excesiva en proteínas, hidratos y grasas. Seguir la dieta mediterránea es lo más sencillo si queremos comer bien, incluyendo legumbres, aceite de oliva, pescados, carne roja en su justa medida, algunos lácteos, vegetales en abundancia y fruta. Y por supuesto, hacer deporte. Ánimo vitalista!

, ,