Comfort food, la comida de casa

Comfort food, la comida de casa

Hablar de comfort food es hacer un viaje a los recuerdos, a esos platos de la infancia que asociamos con la comida caliente, de cuchara, y que nos reconfortan.

El término comfort food surge en la década de los setenta para definir a aquella comida del hogar y que nos produce esa sensación de bienestar. Sin embargo, es un término tan subjetivo que según cada país tiene unas referencias y platos diferentes que se asocian a este tipo de comida.

Incluso en España, en según qué zonas, seguro que cada uno tenemos un sabor, un plato en la cabeza que podemos calificar como nuestra comfort food. Desde cocidos y guisos tradicionales hasta fabada, pasando por paella, tortilla de patatas… y un largo etcétera marcado por el clima y las diferentes zonas gastronómicas de nuestro país. Y por qué no, seguro que alguna de esas recetas incluyen frutos secos.

En cualquier caso, es común que sean platos de bajo coste y económicos, muy al otro extremo de la cocina elaborada y de recetas complicadas. La comfort food es para cada persona un sabor diferente, que nos hace recordar esos platos de infancia y de empezar a descubrir sabores y cocinas de las madres y abuelas.

Nada mejor que una imagen para ilustrarlo, en este caso, la película Ratatouille.

Fotografía con licencia Creative Commons por Jlastras en Flickr

, , ,