Dónde comer en la Semana Santa de Sevilla

Dónde comer en la Semana Santa de Sevilla

La Semana Santa es tiempo de recogimiento, pero también de echarse a a la calle y disfrutar de las procesiones. Sevilla es uno de los mejores lugares del mundo para conocer este acto cultural y de fe con tanta historia. De hecho, cientos de miles de turistas acuden a la ciudad del Guadalquivir cada año para vivir, en primera persona, la Semana Mayor. Y para hacerlo correctamente, es imprescindible alimentarse bien. Se necesita mucha energía para aguantar horas y horas andando y viendo pasar a miles de nazarenos por las calles hispalenses. ¿Nos acompañas a conocer los mejores bares de Sevilla para comer en Semana Santa?

1. El Rinconcillo. Es el bar más antiguo de Sevilla. Pura tradición, vamos. Desde 1670 sirven tapas tan típicas como el bacalao con tomate o las espinacas con garbanzos. Probablemente, los mejores días para comer en este restaurante son Domingo de Ramos y Jueves Santo, puesto que las hermandades de la Cena y la Exaltación, tienen su sede en la Iglesia de Los Terceros, a tan solo unos metros de este mítico establecimiento.

2. Casa Ricardo (Antigua Casa Ovidio). Mucha gente (y cuando decimos mucha, es mucha) les atribuye el honor de tener las mejores croquetas de la ciudad. En realidad, eso depende mucho de los gustos, ya se sabe… Pero las raciones vuelan a todas horas en este bar. Y ese es un buen indicio de que el producto merece la pena. Hay una gran variedad de tapas que puedes probar cuando pases cerca de la plaza de San Lorenzo. Sí, el lugar de salida de la archiconocida hermandad del Gran Poder.

3. El Faro de Triana. Probablemente, es el bar con las mejores vistas de Sevilla. Situado en el Puente de Isabel II (conocido como el Puente de Triana), permite degustar tapas y raciones del mejor marisco y pescado mirando a la Torre del Oro o a la Giralda. Además, se respira el ambiente del barrio hispalense más famoso. Pide las tortitas de camarones y siéntete parte de esa cuna de artistas.

4. Bar Santa Ana. Continuamos al otro lado del Guadalquivir para visitar el Bar Santa Ana, un local cofrade auténtico. Está decorado con cientos de fotografías de la Semana Mayor de Sevilla y muchos trianeros lo recomiendan por sus embutidos. Eso sí, recuerda que ellos los conocen como chacinas. Si quieres vivir la mañana del Viernes Santo como un auténtico capillita, este es tu lugar.

5. Bocadillos. Si eres lo que en Sevilla conocen como un jartible (es decir, alguien que nunca se harta de ver cofradías en Semana Santa), una buena opción son los bocadillos para llevar. En este sentido, hay establecimientos míticos, como el antiguo Isacami, cercano a la iglesia de San Andrés.

¡Y recuerda! Los frutos secos y el agua son los mejores aliados para darte ese extra de energía que tu cuerpo necesita para aguantar.

Fotografía: wingpix

, ,