Castañas, un fruto seco diferente al resto

Castañas, un fruto seco diferente al resto

¡Bienvenidos al otoño! Sé que ha llegado el otoño no solo por el fresquito que tenemos, si no porque el otro día me topé con un puesto de castañas asadas al salir del trabajo. Es inevitable asociar las castañas a la llegada del frio, ¿ y a quién no le viene a la memoria ese puesto de castañas en una plaza o esquina de la ciudad? Ese aroma a castañas en las brasas…

Las castañas nos llegan aproximadamente en noviembre, a las puertas de la Navidad, época en la que más las consumimos. Pero, hubo una época en la que las castañas se consumían todo el año, y llegaron a formar parte, junto a la patata o el maíz, de la alimentación base, seguramente por su alto contenido en hidratos de carbono. Es una pena que no sea así hoy en día, quizá por cambios en los cultivos o por el cambio de hábitos en nuestra alimentación. De hecho las castañas pasaron de ser un plato principal a formar parte de la guarnición de carnes, guisos y postres con el paso del tiempo.

Y digo que es una lástima, no solo por que yo misma sea una auténtica fan de las castañas, si no porque además es un fruto seco muy interesante desde el punto de vista nutricional. Son diferentes al resto de los frutos secos en su composición, lo cual las acerca más al grupo de los cereales que al propio grupo de los frutos secos.

Uno de los motivos principales es la diferencia es su contenido en grasa. A diferencia de otros frutos secos, las castañas tienen tan solo 2 % de materia grasa. Y también son diferentes en cuanto a los hidratos de carbono, ya que están formadas por cerca del 50%. Muy posiblemente sea éste el motivo por el que se usaba su harina como base de la alimentación.

Me alucina la variedad de platos que se pueden elaborar con este fruto seco, tanto como elemento principal, cómo acompañamiento. Pero es que, por su composición nutricional, me parece un alimento genial para formar parte de nuestras meriendas y por qué no, de nuestros desayunos, ya que además también estaremos incluyendo vitaminas A, E ,C y acido fólico, minerales como el hierro, magnesio y calcio principalmente. Y una cosas que si tienen en común con los frutos secos es el importante aporte en fibra, aproximadamente 6 gramos de fibra por cada 100g de castañas.

Yo desde luego ya sé lo que voy a merendar mañana: castañas asadas del puesto de la esquina, en su cucurucho de papel, el de toda la vida.

, , , , , ,