Beneficios del ejercicio en la población mayor

Beneficios del ejercicio en la población mayor

Los beneficios de la actividad física para la población mayor se resumen, a nivel fisiológico, en un efecto favorable sobre los siguientes sistemas del cuerpo humano: cardiovascular, músculo – esquelético, respiratorio y endocrino.

Podemos afirmar que, el ejercicio reduce el riesgo de muerte prematura, el riesgo de enfermedades cardiovasculares, la hipertensión, el cáncer de colon y la diabetes mellitus, el envejecimiento del cerebro, entre otros beneficios.

Además, la práctica regular de actividad física parece disminuir la incidencia de la depresión y de la ansiedad, mejorando el estado de ánimo y la habilidad para realizar las tareas cotidianas a lo largo del ciclo vital.

Sin duda, el ejercicio también supone unos riesgos, sobre todo si se realiza sin las debidas precauciones e inadecuadamente (esfuerzos anaeróbicos, deportes de “fuerte” contacto físico, falta de reconocimientos médicos específicos). Por ello es necesario contar con la supervisión de un profesional, en tal caso, un entrenador personal cualificado, que cuente con los conocimientos necesarios para que el ejercicio en la persona mayor no signifique ningún riesgo, teniendo especial cuidado para la prevención de lesiones y que el entrenamiento llegue a ser un hábito más en su vida cotidiana de forma que los efectos del mismo (lograr más años de vida y mejor calidad) se perciban en poco tiempo.

El descenso progresivo e irreversible de la capacidad funcional en el anciano se puede retardar considerablemente si participa en programas de actividad física bien regulados.

Anima a los tuyos a tener una vida más saludable y duradera.

Fotografía con licencia Creative Commons por Comunidad de Madrid en Flickr

, , , , , ,