Alimentar nuestra piel a través de la nutrición

Alimentar nuestra piel a través de la nutrición

La alimentación es un proceso voluntario mediante el cual el ser vivo elige diferentes tipos de alimentos con el fin de recibir los nutrientes necesarios para sobrevivir. Esta acción se ve influenciada por múltiples factores. A la hora de alimentarse hay que buscar alimentos que nos aporten nutrientes necesarios para mantener nuestro organismo sano y evitar la aparición de enfermedades.

Hoy en día, casi toda la sociedad empieza a identificar determinados alimentos con el bienestar de determinados órganos o sistemas de nuestro organismo pero… ¿pensamos en nuestra piel a la hora de alimentarnos?

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y junto con el cabello, las uñas y las glándulas sebáceas y sudoríparas, forma el sistema tegumentario. La piel es capaz de regular la temperatura corporal y protegernos de agentes externos. Ambas funciones resultan fundamentales para nuestra supervivencia y por ello debemos cuidarla.

La alimentación es una vía genial para mantel una piel sana … ¿Quieres conocer que alimentos nos ayudan a ello? te mostramos un ranking de los 5 alimentos más importantes para cuidar nuestra piel:

1. Las espinacas: contiene grandes cantidades de vitamina C que es importante para la construcción y el mantenimiento de uno de los componentes principales de la piel, el colágeno.

2. Avellanas: Estos frutos secos son un fuente fabulosa de antioxidantes los cuales neutralizan los radicales libres capaces de degradar las células. Una ración al día de frutos secos nos ayuda a evitar el daño celular y por tanto evitemos la degradación y el envejecimiento de nuestros sistemas.

3. Zanahorias: contiene betacarotenos los cuales se transforman en vitamina A, potente antioxidante. Para potenciar la concentración de betacarotenos, es aconsejable tomarla cocida ya que el contenido en estos es mayor que si la tomaremos cruda.

4. Tomate: contiene grandes cantidades de vitamina A y C así como hierro, fósforo, calcio, magnesio, zinc, cobre, potasio y sodio. Todos estos componentes ayudan a nutrir la piel. Además, la acidez que presenta el tomate ayuda a equilibrar el pH de la piel

5. Té blanco. Un componente del té blanco permite bloquear un tipo determinado de enzimas encargadas de degradar la elasticidad y el colágeno. Por lo que tomar de manera regular este tipo de té nos  no ayuda a aumentar la flexibilidad de nuestra piel.

Por lo tanto, estos alimentos consumidos de manera regular nos ayudarán a mantener una piel joven y cuidada. A ellos debemos sumarle un consumo de agua de 2 litros al día para mantener una correcta hidratación de la piel, no abusar de  las radiaciones solares y siempre que vayamos a exponernos al sol usar crema solar con protección, y practicar de deporte puesto que la liberación de sudor permite liberar sustancias tóxicas de las primeras capas de la epidermis.

Elisa Escorihuela
Nutricionista

, , , , , , ,