Alergia a los frutos secos

Alergia a los frutos secos

Estamos acostumbrados a leer en las etiquetas de los productos alimenticios la frase “puede contener trazas de frutos secos”. Es una advertencia para todas aquellas personas que padezcan algún tipo de reacción a los frutos secos. Ésta es una de las alergias alimentarias más frecuentes y la puede sufrir un 1% de la población. Estas reacciones son variables en función del grado de intolerancia, alergia o hipersensibilidad y es una manifestación clínica debido a un mecanismo inmunológico provocada por los anticuerpos IgE específicos frente a los frutos secos, según explica la Asociación Española de Alérgicos a Alimentos y al Latex (AEPNAA).

En España, los frutos secos más consumidos son los anacardos, pistachos, semillas de girasol, avellanas, semillas de calabaza, castañas, bellotas, nuez, nuez de pecán nuez de Brasil, cacahuete, semillas de lino, sésamo, piñones y almendras. Todos estos alimentos son un grupo de semillas, excepto el cacahuete que es de la familia de las leguminosas pero estamos
habituados a considerarlo un fruto seco.

Reacciones alérgicas a los frutos secos

Las reacciones alérgicas pueden ser por contacto directo con el fruto seco, por ingestión o por inhalación, suelen ser inmediatas y graves en los niños. En el caso de los niños atópicos aconseja retrasar su introducción en la dieta y en adultos evitar su ingestión. Los alérgicos a unos frutos secos en concreto deben consumir los que toleren con cáscara para evitar que se haya contaminado con restos o trazas de frutos secos que no tolera.

En nuestro país, la almendra y la nuez son los que más problemas alérgicos dan según los alergólogos. Es aconsejable que los alérgicos lleven una chapa que se lea la clase de alergia que tiene. También se debe advertir al médico y al farmacéutico su condición de alérgico, evitar los alimentos que contengan frutos secos y acostumbrarse a leer siempre las etiquetas de los productos antes de comprarlos.

Excepto para los alérgicos los frutos secos se recomiendan para muchos tipos de dietas saludables y son especialmente indicados para eliminar el colesterol y evitar las enfermedades cardiovasculares. Incluso existen estudios en EEUU que demuestran que son buenos para bajar peso.

Son muchos los alimentos que contienen frutos secos como las pastas o cremas, como la Nocilla, las mantequillas de frutos secos, aceites de frutos secos como el aceite de girasol, emulsiones o salsas espesadas con cacahuetes o salsas al pesto, por ejemplo. También se elaboran productos de repostería y panadería como los bizcochos o panes de semillas. En algunos cereales incluyen proteína vegetal hidrolizada que también se elabora con frutos secos.

También existen otros tipos de productos elaborados con frutos como pueden las cremas o aceites cosméticos. Mientras los alérgicos deben evitar su contacto, son aceites muy valorados para el cuidado de la piel y los cabellos.

Imagen con licencia Creative Commons, propiedad de s58y en Flickr

Texto por Jordi Anglí
- Chef Vital 2012 –