Aitor Sánchez habla sobre frutos secos para mejorar la visión y los colores de la grasa

Aitor Sánchez habla sobre frutos secos para mejorar la visión y los colores de la grasa

Aitor Sánchez responde a dos temas curiosos sobre nutrición y salud. El papel de la vitamina E, presente en los frutos secos, en la conservación de la visión y, también, habla sobre los ‘colores’ de las grasas.

Pregunta. – Para una persona que tiene poca vision, para conservarla, ¿cuánta vitamina E de los frutos secos debe tomar a diario?

Aitor Sánchez: La vitamina E juega un papel importante en la pérdida de visión y en algunos trastornos visuales, aunque todavía no sabemos muy bien por qué, todo parece apuntar a que estas pérdidas se producen por una acumulación de estrés oxidativo y que la Vitamina E lo evitaría con su papel antioxidante.

Bajo esta premisa tendría una función de prevención. Hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones las vitaminas y los minerales tienen una función concreta que en condiciones de déficit, hacen que manifestemos una deficiencia. Pero eso no quiere decir que tomando más mejoremos la capacidad. Normalmente se escucha que un alimento “mejora X” cuando en verdad lo que hace es hacer que todo funcione bien.

Salvo que tengas una prescripción médica que diga lo contrario, con un aporte de Vitamina E corriente será suficiente, esto corresponde a 15mg diarios. (Hay que aumentar 19-20 mg en situación de lactancia). Hay mucha controversia sobre los aporte extra, puesto que hay estudios que muestran pequeños y efectos, pero otros que la suplementación no hace nada o es incluso perjudicial, por lo que a día de hoy te recomiendo garantizar tu ingesta adecuada como medida preventiva.

Como la Vitamina E es una vitamina liposoluble (soluble en lípidos) se encontrará en aquellos alimentos con grasa y aceite, los alimentos más ricos en Vitamina E son los aceites vegetales, y en el grupo de los frutos secos destacan por su contenido las avellanas y almendras.

Pregunta. – ¿Es cierto esto de los colores de la grasa y cómo podríamos saber qué color de grasa está en cada alimento? En el caso de los frutos secos, ¿qué color de grasa tienen?

Una pregunta muy interesante, sí que es cierto lo de los “colores” de la grasa, pero no hay que confundir: los nombres con los que se nombra al tejido graso hacen referencia al tejido adiposo de nuestro cuerpo, no a la grasa de los alimentos.

Es decir, en nuestro cuerpo tenemos el reservorio habitual energético de grasa (grasa blanca), que tiene su función de almacenar energía en nuestro cuerpo, ser un aislante térmico, aislante físico… Pero en nuestro organismo podemos encontrar otros tipos de grasa, como es el caso de la grasa marrón o grasa parda, y la que está en auge “grasa beig”.

Esta grasa corresponde a distintos tipos de tejido adiposo corporal, y realizan distintas funciones en el organismo. La beig y la parda son termogénicas, gastan energía en producir calor y están siendo estudiadas para la prevención de la obesidad.

Por tanto los alimentos no tienen “color” de grasa, somos nosotros los que por nuestra genética y ambiente sintetizamos de un tipo u otro de grasa, pero estamos empezando a investigar en este campo, todavía queda mucho por averiguar.

Fotografía con licencia Creative Commons por Ken Teegardin en Flickr

, , , , , , , , ,