6 razones por las que incluir las pipas de calabaza en tu dieta

6 razones por las que incluir las pipas de calabaza en tu dieta

Los frutos secos son una rica fuente de proteínas y antioxidantes que aportan numerosos beneficios a la salud: no engordan, regulan el colesterol, previenen el envejecimiento celular y pueden ser unos grandes aliados en el tratamiento de la diabetes. La Organización Mundial de la Salud (OMS) los incluye entre los alimentos recomendables para una dieta saludable por su alto contenido nutricional.

Y, si hablamos de alimentos ricos en nutrientes, las pipas o semillas de calabaza se llevan el broche de oro por ser un verdadero regalo de la naturaleza. Te damos 6 razones por las que debes incluirlas en tu dieta:

1. Ricas en Omega 3. Al igual que muchos otros frutos secos, las pipas de calabaza, gracias a su contenido en ácidos grasos insaturados y antioxidantes ayudan a prevenir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, a regular el tránsito intestinal y al buen funcionamiento del cerebro.

2. Fuente de triptófano. Este aminoácido estimula la producción de serotonina, la hormona neurotransmisora del bienestar y la serenidad que, a su vez, se transforma en melatonina, lo que favorece el sueño.

3. Alto contenido en fibra. Un consumo regular y moderado de las pipas de calabaza evita la sensación de hinchazón producida por los molestos gases.

4. Estimula las funciones del páncreas. Las pipas de calabaza mantienen controlado el nivel de azúcar en sangre gracias a su bajo índice glucémico, por lo que reduce el riesgo de diabetes.

5. Protegen la próstata. El aceite extraído de las semillas de calabaza contiene un aminoácido denominado cucurbitina que parece tener un efecto positivo en la aparición de la hipertrofia benigna de próstata.

6. Antiinflamatorio natural. Al igual que los arándanos deshidratados, las pipas de calabaza también poseen propiedades curativas en relación a enfermedades como la artritis y otras inflamaciones del organismo.

Sin duda, este fruto seco es un superalimento por su gran potencial nutritivo y no debería faltar en tu dieta diaria, siempre y cuando su consumo sea moderado (entre 30 y 100 gr. al día).

, , , , , ,