4 recomendaciones imprescindibles para practicar deporte durante el embarazo

4 recomendaciones imprescindibles para practicar deporte durante el embarazo

El embarazo es uno de los momentos en los que la mujer debe cuidarse más. Tener una salud de hierro permitirá que el bebé nazca y crezca sano, pero no solo eso: también hará que los nueve meses de gestación sean mucho más llevaderos y los dolores tengan una presencia mucho menor (erradicarlos por completo, desgraciadamente, es casi imposible). No obstante, practicar deporte es un hábito absolutamente imprescindible para una vida saludable. Sí, también durante el embarazo.

La primera recomendación que hoy traemos es bastante simple: antes de empezar, consulta con tu médico. No existe nadie mejor que él para decirte qué debes y qué no debes hacer. Hacerle una visita y prevenir es la mejor de las opciones.

En segundo lugar, debes prestar atención a la alimentación y la hidratación durante la práctica deportiva. La falta de nutrientes y la deshidratación podrían tener consecuencias nefastas para el bebé, por lo que es imprescindible que siempre vayas acompañada de tu bidón de agua y de alimentos energéticos y con grandes cantidades de vitaminas, como frutos secos, barritas, geles…

El tercer consejo pasa por recomendarte que pruebes nuevos deportes. Desde hace unos años, el yoga se ha convertido en una de las disciplinas más practicadas entre las embarazadas y tiene grandes beneficios, tales  “como mantener la flexibilidad y el tono muscular, además ayuda a mejorar las técnicas de respiración que pueden ser útiles durante el parto”, según Infosalus. Sin embargo, Investigadores del Jersey Shore University Medical Center, en Estados Unidos, han evaluado en un pequeño estudio qué posturas pueden perjudicar al bebé. Esta investigación revela que la mayoría son inofensivas, pero antes de ponerte los leggins, deberías informarte bien con la ayuda de un experto. ¡Disfrutarás mucho más!

Por último, ten cuidado con la respiración y los grandes esfuerzos. Aprende a respirar y programa sesiones de ejercicio moderado, que permitan que tu organismo se prepare para el parto sin sufrir. Tu médico puede ofrecerte unas pautas para saber cuántos días a la semana puedes ponerte las zapatillas y un experto, como Ruth Cohen, puede ayudarte en la vertiente más deportiva. ¡Pregúntale tus dudas!

, ,