4 falsos amigos en el supermercado

4 falsos amigos en el supermercado

El juego de los ‘nombres sanos‘ o los ‘mensajes engañosos‘ en las etiquetas de los productos de alimentación tiene un poco despistados a muchos consumidores que llenan su carro con lo que ellos creen que son alimentos saludables cuando en realidad no lo son.

En SoyVital te vamos a dar cuatro ejemplos de estos productos aunque e realidad son muchos más. Recuerda leer con atención la información nutricional del etiquetado para que ‘no te la den’.

Ahí van:

  1. Yogures desnatados. La mayoría de ellos llevan gran cantidad de azúcar añadido. Además, sabemos que la cantidad de grasa láctea que tienen los yogures no es lo más saludable. El consumir los lácteos enteros contribuye a favorecer la saciedad pero deberíamos primar los “sin azúcar añadido” antes que el “desnatado”. Elige el yogur natural sin más.
  2. Bollería y galletas sin azúcar. Pese a que han sustituido el azúcar por edulcorantes, siguen siendo productos fabricados con ingredientes poco recomendables (harinas refinadas y grasas de mala calidad), que desplazan el consumo de alimentos saludables como la fruta, los frutos secos o un pan integral. Además no es un secreto que los edulcorantes artificiales afectan de manera negativa a nuestra microbiota y contribuyen a mantener ese umbral del dulzor tan elevado al que estamos tan (mal) acostumbrados. Desayuna tostadas de pan integral. 
  3. Cereales light. Igual que la mayoría de cereales de desayuno, son muy ricos en azúcar, suelen rondar el 15-20% de azúcar añadido y llevar solo una parte de integrales. Como opción más saludable elige cereales integrales sin azúcar añadido como los copos de avena, el arroz integral hinchado o cereales en copos tostados sin azúcar
  4. Fiambres sin grasa como el pavo o el york light. Muchos fiambres tienen un contenido en carne muy bajo, de menos del 70%, el resto es fécula, almidones, azúcares, aditivos y agua. No son productos de calidad, y además entran en la clasificación de carnes procesadas que la OMS aconseja reducir. Elige carne natural, no procesada. Una pechuga de pollo o de pavo a la plancha o al horno podemos cortarla en láminas que guardar en la nevera y consumir en frío en las mismas ocasiones que usamos fiambres. 

¿Para no fallar? Elige fruta fresca o desecada y frutos secos son un valor seguro en su versión más simple. Si lo que quieres son alimentos proteicos alternativos a la carne y los fiambres, de vez en cuando puedes elegir hummus o tofu. No olvides el ejercicio físico, Vitalista! Suerte.

, , , , ,