4 consejos para evitar los atracones (sean a la hora que sean)

4 consejos para evitar los atracones (sean a la hora que sean)

La historia se repite de vez en cuando. Llegas a casa, después de un duro día de trabajo, y arrasas con todo lo que hay en la nevera. Intentabas cuidarte un poco más, pero la gula ha podido contigo y no entiendes por qué, pero no te preocupes: le pasa a muchas personas.

El ‘Trastorno por atracón’ es una enfermedad diagnosticada, cuya característica principal es que el paciente no tiene conductas compensatorias después de comer, como podrían ser el ayuno o un alto ejercicio físico. Hay que llevar muchísimo cuidado.

Estos consejos van dirigidos a aquellos que acuden al frigorífico de manera más esporádica. Si eres uno de ellos, debes tener en cuenta algunas indicaciones que te echarán un cable en tu batalla contra el atracón:

1. Cinco comidas, mejor que tres. Repartir la ingesta de alimentos a lo largo del día hará, en primer lugar, que tu organismo disponga de las calorías y los nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento. Vale, sí. El atracón, la mayoría de veces, tiene un origen emocional… Pero si nos aseguramos de que nuestro cuerpo tiene cubiertas sus necesidades básicas, podremos atacar directamente al verdadero causante.

2. Cuando estés a punto de abrir la nevera, hazte la gran pregunta: ¿Realmente tengo hambre? ” En el mejor de los casos podrías aceptar que no tienes en realidad hambre y no comer nada. Otras veces, ser consciente te puede ayudar a decidir mejor qué comer y optar por algo más saludable”, asegura Infosalus.

3. ¡Adiós, bollería industrial! ¡Hola, snacks saludables! Los pistachos tienen un gran poder saciante y las palomitas aumentan los niveles de serotonina, la hormona de la felicidad. ¿Que eres más de dulce? La fruta de temporada es una apuesta ganadora.

4. Controla el estrés y las emociones fuertes. Esta es, probablemente, la parte más difícil, pero también la más efectiva. Aprende a relativizar los problemas y a desconectar con alguna actividad que te guste. Salir a dar un paseo, por ejemplo. Cuando llegues del trabajo, puedes comerte un puñado de pistachos y salir a andar un rato. A la vuelta, una cena ligera y equilibrada, y a descansar. Te sentirás mejor y, cuando pase un tiempo, verás que era mucho más fácil de lo que creías.

¿Tienes alguna duda más sobre el atracón? ¡No dudes en preguntarle a nuestros expertos!

, , , ,